Europa alerta a los fondos de inversión

Europa alerta a los fondos de inversión

Europa alerta a los fondos de inversión: los nuevos rivales tecnológicos y los tipos son una amenaza.
Los supervisores creen que el modelo de negocio puede estar en riesgo y su temor es que se produzca una reorganización “disruptiva” en la industria.

Nadie puede decir que el año en curso esté siendo fácil para las gestoras de fondos de inversión en Europa. Los bajos tipos de interés en los activos más seguros se han convertido en una más que clara invitación a explorar otros territorios, pero ahí vienen los sustos: los ciudadanos de Reino Unido votan a favor de abandonar la Unión Europea y los mercados reaccionan con batacazos.

El resultado son unos rendimientos más que discretos. «El entorno de bajos tipos de interés y las incertidumbres políticas persisten, lo que provoca que los rendimientos de los fondos de inversión permanezcan deprimidos», resumen los tres supervisores financieros de Europa en un informe conjunto firmado por la EBA (el vigilante de la banca), la ESMA (de los mercados) y Eiopa (los seguros).

España es un buen ejemplo de ello. Según el último análisis de la patronal nacional del sector de fondos, Inverco, la rentabilidad media que han sacado los inversores por el dinero que han depositado en las gestoras es… un 0% en el acumulado del año. Y gracias, porque de las diez categorías de fondos que Inverco establece por estrategia de inversión solo cuatro están en positivo y la rentabilidad máxima es del 0,83% para la renta fija. En cambio, las otras seis están en negativo y la que más pierde, la renta variable nacional, lo hace a un ritmo del 5,65% en el año.

El escenario en Europa es parecido y los supervisores europeos creen que eso es un riesgo. «Si continúa durante un periodo de tiempo prolongado, esta tendencia dejará a los inversores con una cartera en pérdidas y reducirá el atractivo de la industria», dice el informe. A cambio, eso intensificará los incentivos para que los clientes saquen su dinero de los fondos y busquen inversiones alternativas, añade.

En otro momento este peligro podría haber sido menor, pero los supervisores constatan que justo ahora están creciendo las opciones para ser infiel a las gestoras y buscarse otras vías de inversión. Sobre todo porque, como destaca el informe, con rentabilidades tan bajas las comisiones que cobran los fondos resultan más llamativas para los clientes y se comen buena parte del hipotético beneficio que pueda haber.

Frente a esto, los nuevos competidores tecnológicos están tomando fuerza y pueden llegar a amenazar «la sostenibilidad del modelo de negocio actual de las gestoras de fondos de inversión y otros proveedores de servicios financieros», alertan la EBA, la ESMA y Eiopa.

Los principales peligros proceden del asesoramiento financiero automático, como el que realizan los robo-advisors, que por muy poco dinero ofrecen a los clientes la posibilidad de gestionar su dinero desde aplicaciones móviles; las plataformas de inversión o de crowdfunding, y nuevas tecnologías como la cadena de bloques, la misma que utiliza la moneda virtual bitcoin y que está llamada a facilitar los pagos y liquidaciones de forma eficiente, rápida y segura.

Algunas gestoras ya han comenzado a prepararse para esta competencia: varios de los gigantes estadounidenses (BlackRock, Invesco…) han comprado alguna compañía tecnológica que les permita dar el salto a esta nueva era. Pero en Europa ha habido menos movimientos en este sentido.

Y el atractivo de los nuevos rivales puede ser importante. «Las mayores ventajas económicas de estas innovaciones muchas veces incluyen mejor servicio al cliente, más competencia y economías de escala, que se pueden trasladar en menores costes o en mayor calidad de los productos y servicios», avisan los supervisores.

La llegada de estos rivales también plantea riesgos para la ciberseguridad y la privacidad. Por eso la EBA, la ESMA y Eiopa lanzan una advertencia a estos nuevos competidores: en estos momentos, los supervisores están estudiando la conveniencia de aplicarles una nueva regulación para matizar los peligros. A la espera de que se tome la decisión, seguirán controlando una de las mayores amenazas que perciben: que la irrupción de estos nuevos actores genere una reorganización «abrupta y disruptiva» de la industria.

Fuente: http://www.expansion.com/empresas/banca/2016/09/09/57d1b505468aebe45b8b459a.html

Deja un comentario