Draghi reactiva la artillería:

Draghi reactiva la artillería:

 Draghi reactiva la artillería: seis medidas clave para sostener la economía

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, ha sacado la artillería. Ha ampliado su programa de compra de deuda, ha bajado tipos y ha incluido nuevas medidas. A continuación, todas las claves.

1- Baja los tipos de referencia al 0%

El tipo de interés de las operaciones principales de financiación del Eurosistema, de las subastas semanales, se reducirá en 5 puntos básicos, hasta el 0,00%, a partir de la operación que se liquidará el 16 de marzo de 2016.

2- Baja la facilidad de crédito al 0,25%

La tasa de interés de la facilidad marginal de crédito, a la que presta el dinero a un día, se reducirá en 5 puntos básicos, hasta el 0,25%, también con efectos del 16 de marzo de 2016.

3- El tipo de la facilidad de depósito baja hasta el -0,40%

El tipo de interés de la facilidad de depósito se reducirá en 10 puntos básicos, hasta el -0.40%, con efectos del 16 de marzo de 2016.

Esto implica que los bancos de la zona euro van a sufrir una nueva penalización y tendrán que pagar una décima más por la liquidez que depositen en el BCE. El objetivo de esta medida (una vez más, desde que esta tasa entró en negativo en junio de 2014) es que incremente el crédito a la economía real.

Para Santiago Carbó, Catedrático de Economía de la Bangor University e investigador de Funcas, «lo que sucede es que esos tipos de depósito pueden poner aún en más dificultades a una banca europea debilitada». «Tal vez deberían estudiarse en más profundidad las disfunciones que generan los tipos reales negativos sobre los bancos y la fijación de precios en el mercado para evitar problemas sobrevenidos de estabilidad financiera», añade.

4- Amplía la compra de deuda hasta 80.000 millones

Las compras mensuales en el marco del programa de compra de activos se ampliarán en 20.000 millones de euros hasta los 80.000 millones a partir de abril.

José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España, explica que esta medida ha sido llamativa por «ha doblado también las previsiones del mercado sobre la compra mensual de papel».

5- Comprará bonos corporativos

Los bonos denominados en euros con grado de inversión emitidos por las sociedades no financieras establecidas en la zona euro se incluirán en la lista de activos para las compras regulares. Es decir, el BCE ha anunciado que, por primera vez, va a comprar bonos corporativos que no sean financieros para «fortalecer aún más el contagio de las compras a la economía real», ha dicho Draghi.

Para Campuzano, esta medida ha sido la que más le ha sorprendido. «Es más presión a la baja de tipos y spread cuando ya están muy bajos», apunta.

Por su parte, Carbó opina que esta medida junto, con la bajada de los tipos de la facilidad de depósito, es una de las que más efecto pueden tener «aunque sea limitado». Eso sí, destaca que «aún tiene que definirse qué empresas se beneficiarán pero parece claro que no serán las pymes que constituyen la mayor parte del tejido productivo europeo».

6- Nuevas TLTRO en junio

El BCE va a poner en marcha una nueva serie de TLTRO (financiación a largo plazo para los bancos), cada uno con una duración de cuatro años, a partir de junio de 2016. Las condiciones de los préstamos de estas operaciones pueden ser tan bajas como el tipo de interés de la facilidad de depósito, que ahora está en el -0,4%. Esto supone que el BCE podría llegar a pagar a los bancos por pedir prestado (al estar el interés en negativo) siempre que lo vuelvan a prestar a las familias y las empresas, según ha dicho Draghi.

El presidente del organismo ha explicado que estos paquetes de financiación a largo plazo se ofrecerán a un tipo de interés del 0% pero podría mejorarse para las entidades «más activas» como prestamistas y llegar hasta el -0,4%.

Esta medida podrá compensar, al menos en parte, la penalización que van a sufrir los bancos con la reducción del tipo de depósito una décima más hasta el -0,4%.

¿Se queda sin munición?

Draghi ha sorprendido con estos anuncios al lanzar al mismo tiempo una batería de medidas muy contundentes para tratar de evitar la deflación y sostener la recuperación económica en la zona euro. La cuestión ahora es, ¿qué margen de maniobra le queda a partir de ahora al BCE?

Campuzano opina que son «medidas contundentes que pueden generar un efecto positivo en los activos de riesgo a corto plazo». A largo plazo, «dependerá de los datos macro y de los problemas pendientes», añade.

Santiago Carbó coincide en que la artillería de Draghi ha superado las expectativas pero destaca dos sombras que planean tras esta decisión. Por un lado, «aunque el BCE ha hecho lo que tenía que hacer, la institución monetaria es plenamente consciente de que ella sola no puede conducir la recuperación económica europea. Draghi ha pedido reformas y coordinación y no es la primera vez que lo hace. Pero los líderes europeos hacen oídos sordos», explica este economista.

Por otra parte, «ha habido un recorte en las previsiones de crecimiento e inflación, lo que es un reconocimiento implícito (especialmente en el caso de la inflación) de que algo no está funcionando conforme al guión. Con estas medidas se agota ya buena parte de la munición y, sin embargo, los problemas persisten», añade Carbó.

«El BCE puede seguir expandiendo el rango y la cuantía de sus operaciones pero su impacto, a estas alturas, ya es reducido y de corto plazo», concluye este experto.

El analista de Self Bank Felipe López-Gálvez señala que el BCE debe ver muy complicada la situación económica «para poner toda la carne en el asador», en referencia a la revisión a la baja de sus previsiones. «Si estas medidas no surten el efecto deseado, le quedan pocas balas», subraya.

«De cara al futuro, el BCE se queda con unas herramientas limitadísimas», sostiene Robles, que afirma que la institución «sólo» podría rebajar más la tasa de depósito o ampliar de nuevo el volumen de compras, al descartar la posibilidad de que la institución optase por situar los tipos en terreno negativo.

Veremos cómo reaccionan los mercados en los próximos días y si logra sostener la economía después de empeorar sus previsiones. Además, queda por comprobar hasta cuándo el organismo puede seguir ‘dopando’ el sistema.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies