La vieja Europa está… vieja

La vieja Europa está… vieja

La vieja Europa está… vieja

enriquedans.com
Fuente: http://www.enriquedans.com/2015/12/la-vieja-europa-esta-vieja.html

Mi columna de hoy en El Español se titula “El problema europeo“, y trata de explorar las razones por las que Europa no es capaz de alumbrar nada parecido a una empresa exitosa en la red. Salvando escasísimas excepciones como la sueca Spotify, la mayoría de las empresas online que arrancan en Europa terminan o bien trasladándose a Silicon Valley, o vendiéndose a una compañía norteamericana, y el entorno europeo se configura como un sitio hostil para las nuevas ideas, o incapaz de alimentarlas para que crezcan. La idea para la columna me surgió leyendo este artículo en profundidad en The Guardian titulado “In search of a European Google“, sumamente recomendable.

Por mucho que se retuerzan las cifras, el valor de las principales empresas de internet europeas palidece con respecto a sus equivalentes norteamericanas, asiáticas o incluso africanas. Europa no es capaz de generar un ambiente propicio para el desarrollo de una economía basada en internet: la idea de una Europa unida y de un mercado único son una entelequia inexistente, la diversidad de idiomas, culturas y marcos legislativos hacen imposible entender el territorio como un mercado definido, y el parlamento europeo, convertido en una herramienta en manos de lobbies económicos, se une a las autoridades de los países a la hora de dificultar el desarrollo de cualquier cosa que pueda llegar a amenazar a las empresas consolidadas de toda la vida, a la vieja economía.

El último ejemplo de este desastre lo hemos tenido en la reciente votación con respecto a la neutralidad de la red: un parlamento de inútiles incapaces de entender lo que están votando, que terminan poniendo en bandeja a las empresas de telecomunicaciones que puedan hacer absolutamente cualquier cosa en la red, amenazando la que es la característica fundamental que posibilita que internet funcione como un potente ecualizador en el que cualquier idea puede triunfar. Mientras en los Estados Unidos se protege la neutralidad de la red para así proteger la pujanza de la economía que genera, en Europa la destrozan mientras, con una sonrisa estúpida en la cara, se congratulan y se dan palmaditas porque, confundidos por el lobby de las telecomunicaciones, creen haberla protegido. Que no llegue a tener en mi vida ninguna “protección” similar a la que el parlamento europeo ha brindado a la neutralidad de la red, por favor…

Empiezo a pensar que lo de Europa no tiene remedio. Que simplemente, es demasiado vieja, demasiado rígida, demasiado burocrática y fosilizada. Que no hay nada que se pueda hacer. A ver si hay suerte y me equivoco, pero por el momento, nada me lo indica.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies